En este momento estás viendo 21 edición marcha cicloturista Lagunas de Neila 2017

21 edición marcha cicloturista Lagunas de Neila 2017

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Este año las Lagunas de Neila se celebraron el 23 de Julio, y como no podía ser de otra manera salvo fuerza mayor allí estábamos para disfrutar de la buena organización y la espectacular subida final.

Llegué a las 7:30 para tener margen en la recogida de dorsales pero me encontré la sorpresa de un Quintanar extrañamente vacío, tanto que llegué a pensar que se había suspendido la prueba y yo no me había enterado. Por lo visto según vi posteriormente en FBK, la organización explicaba desde días antes que la coincidencia con la Indurain les había hecho daño y no iban a alcanzar su modesto límite auto impuesto de 350 participantes. Una pena tener que elegir, pero en mi caso la duda se resuelve por razón de proximidad y afinidad, no me pierdo pasar por lugares como Navaleno y San Leonardo por ir a Pamplona. Otro año será si la Indurain se pone a tiro en el calendario.

El caso es que a las 8:30 tomamos la salida los aproximadamente 300 participantes con el habitual buen ambiente y expectativas de pasar una gran jornada.

El primer bucle recorría la zona de Pinares a través de las poblaciones Canicosa, Navaleno, San Leonardo, Hontoria, para volver a Palacios de la Sierra. He de reconocer que llegado este punto me dieron ganas de retirarme e ir hacia Quintanar ya que toda la semana había padecido un proceso febril que no había terminado de remitir y en esos momentos comencé a sentirme “regular”. El caso es que me aventuré a continuar dejándome llevar por la inercia del pelotón, aguantando con ellos hasta más allá de Salas de los Infantes.

Una vez sobrepasada la capital de la Sierra de la Demanda, cuando afrontaba sus primeras estribaciones, comencé a sentirme realmente mal. El sol y el esfuerzo estaban empezando a provocarme esas décimas de fiebre que sin llegar a estar enfermo te debilitan tanto. Decidí dejar el grupo, seguir tranquilamente a mi ritmo y parar en el primer avituallamiento que me encontré en Alto Arroyo de Salas, aprovechando el buen hacer de la organización que mantiene todos los líquidos y las frutas a temperatura realmente fría, para refrescarme bien por dentro y sobre todo por fuera. Que buenos sois, no dejáis de asombrarme.

El caso es que el procedimiento resultó todo un éxito, y a la altura de Villavelayo, al llegar al avituallamiento, me encontré con mis antiguos compañeros de grupo que se lo estaban tomando con tranquilidad. De pronto me encontré de nuevo a pleno rendimiento y a partir de ese momento recobré el placer del pedaleo. Kilómetros atrás me había fijado como único objetivo superar por mí mismo el Collado para no tener que recurrir a la ayuda de la Organización, pero mira tú por donde incluso dejé atrás a mi grupo antes de llegar a Nelia pueblo.

 

Tan bien me vi que ya no había dudas, iba a poder afrontar la subida final a las Lagunas y además la iba a disfrutar. Que cosas tiene el ciclismo, nunca sabes cómo va a salir una marcha. Algunas veces llegas pensando que estás que lo “petas” y todo se pone en contra para que tengas incluso que abandonar. Otras veces como la presente, no das un duro por ti y acabas disfrutando cómo nunca. Quizás esto es lo que nos engancha tanto, esa mezcla de sufrimiento, con esos resurgires y esos momentos de placer en los que el pedaleo parece fluir con facilidad cuando lo lógico sería estar reventado.

Durante la subida las habituales historias de superación, gente andando, sufriendo, haciendo lo que sea para poder coronar y poner su nombre en el historial de la prueba que con tanto cariño actualiza año tras año en su web la organización.

Al final otras Lagunas de Neila que hemos participado y finalizado. Mil gracias a la gente que ha hecho posible disfrutar de este día, yo desde luego no os cambio por ninguna otra.