En este momento estás viendo “LA PERICO” 2017

“LA PERICO” 2017

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

“¿Qué tal te fue “La Perico” Fernando?” me preguntaban los pozalmureños y mis compañeros de grupeta, parecía que había despertado la curiosidad de la gente por esta prueba nueva para mí y la respuesta siempre fue la misma “Según lo esperado, cumplí con las expectativas, ¡MAL!”.

No fue porque la prueba estuviera mal organizada, ni porque el recorrido fuera feo, tampoco tuve ningún percance en toda la mañana, pero el ciclismo no engaña y la fecha de la prueba tampoco, domingo 13 de agosto, un día antes de empezar la fiestas en Pozalmuro y 2 meses después de la consecución del objetivo de la temporada, crono y cajón en QH, sí, sí, no se me olvida 7 horas y 21 minutos. Tras esa fecha me relajé, comí y bebí lo que me apeteció, anduve en bici, pero sin “obligaciones”, solo disfrutar del estado de forma y el peso que se me había quedado después de ese día para el que me había preparado durante 6 meses. Tuve la suerte de conseguirlo, así que… ¿Cuál era el objetivo ahora? Disfrutar de la bici sin exigencias.

De esta forma me presenté en la línea de salida, junto a Jesús delante del Acueducto de Segovia, ¡PRECIOSA IMAGEN QUE ME LLEVO! Jesús estaba llevando una temporada llena de lesiones pero que estaban quedando atrás con lo que su forma y golpe de pedal estaban creciendo, mi caso era al revés, de capa caída y una incógnita el ver cómo me iba a encontrar. No me sorprendió he de decir.

Dieron la salida en un tramo adoquinado (junto al Restaurante Horno de Asar Maribel que visité el día anterior) en subida, así que el “momento patinete” fue inevitable casi hasta el arco de salida. Sonaba el tema TNT de AC/DC, motivación a tope y un ruido ensordecedor que se convertiría en silencio pocos kilómetros más adelante ya que debíamos afrontar puerto de salida, y nada menos que el de Navacerrada tras pasar por La Granja de San Ildefonso. Aun recuerdo la subida a la Bola del Mundo en 2010 cuando Ezequiel Mosquera tensaba a Vincenzo Nibali que acabó ganando aquella Vuelta a España.

También memorable a aquella ascensión en 2012 con victoria para Denis Menchov y Alberto Contador “manejando” diferencias frente a Purito Rodríguez y Alejando Valverde para hacerse con su segunda Vuelta a España.

Estas fotos son de la llegada al Fuerte de Rapitán de Jaca (Huesca) en la 6ª Etapa que venía de Tarazona (Zaragoza) y de la salida en la 7ª Etapa entre Huesca y Alcañiz (Teruel) que pude presenciar en directo.

Tuvimos la suerte de no tener que ascender esos 3 kilómetros con porcentajes de infarto en hormigón rugoso y rayado, pero no nos libramos de otros dos puertos de primera categoría y uno de segunda.

Sin duda una hombrada lo que me supuso esta XXIV Marcha Cicloturista Internacional “Pedro Delgado” debido a las fechas en las que nos encontrábamos, Agosto, 160 kilómetros y puertos míticos de la Vuelta a España, así que el resultado no fue de extrañar.

Habíamos subido Navacerrada con tranquilidad, pero tampoco despacio. Hicimos el altiplano de Cotos y nos lanzamos hacia Rascafría para subir La Morcuera, otro puerto de primera donde el calor empezó castigarnos alrededor de las 10:30 de la mañana. Coronamos y bajamos para Miraflores, pueblo de turistas con muchos chalets bonitos a ambos lados de la carretera, antes de afrontar el puerto pequeño de Canencia, un segunda. Preciosas las imágenes al coronar con bonitas praderas y vacas pastando alrededor. Paramos en el avituallamiento del alto donde cargamos agua, comemos sandía fresca y hacemos el pipí de rigor tras el cual nos lanzamos hacia abajo donde afrontamos unos llanos antes de subir el último puerto de la jornada, otro primera, el de Navafría.

Al pasar Lozoya empecé a notar que mis piernas ya no estaban frescas, Jesús con su motor diesel empezó a sacarme unos metros y me di cuenta que no era mi ritmo, convenimos que me esperaría arriba, 11 kilómetros más adelante. Acababa de empezar mi calvario particular en el que se me hizo eterna la subida, derrotado y sin gas para dar una pedalada con fuerza. Tuve incluso que imitar a Tom Dumoulin con el fin de ahorrar esfuerzos en el pedaleo… Él venció el Giro y yo quería llegar a meta.

Antes de este memorable episodio ya me habían pasado innumerables ciclistas porque estaba aprendiendo una lección clave para el futuro. Territorio nuevo, fuera de forma, sin grupo que me arropase, debía haber guardado desde inicio, pero… no lo hice así que desde el kilómetro 105 hasta el 160 tocó penar. Tras haber coronado y comer algo de lo poco que quedaba en el avituallamiento (faltaban 5 minutos para el cierre de control) me lancé para abajo con la esperanza de recuperar sensaciones.
Me junté con 4 chavales valencianos que llevaban buen ritmo, un ritmo cómodo y relativamente rápido en el que me uní a colaborar pero que se truncó al irse uno de ellos al suelo por un despiste. No vio las indicciones del estrechamiento del arcén, pudo frenar la bici y acabó parándose con el marguin de los campos, hierba verde que no le produciría heridas, solo el susto. Con esto aprendí otra lección, al ciclismo no se juega, el ciclismo se practica y los 5 sentidos son fundamentales en su práctica porque el más mínimo detalle te lleva al suelo, con o sin consecuencias, pero al suelo.

Aquellos relevos fueron un espejismo, bonito, pero que duró hasta uno de los toboganes en el que pasé de ir a un ritmo bastante aceptable a arrastrarme finalmente hasta meta, no quedaba mucho, solo 20 kilómetros, lo que tenemos desde Botorrita hasta la meta de Valdespartera, pero no había maquinistas, si voluntad, pero ninguno teníamos fuerzas para tirar del resto.
Parecía que llegábamos a Segovia, pero quedaba hacer una variante por autovía y así entrar casi directamente al Pabellón Pedro Delgado en poco menos de 7 horas. El crono era lo de menos aquel día, lo que iba a ser un día en compañía se torció por mis malas piernas y los problemas con la diabetes de Jesús que tuvo que afrontar el descenso de Navafría solo.

Al llegar a meta me tiré al suelo por 5 minutos para recuperarme antes de entrar en el pabellón a comer y disfrutar del ambiente. Allí me junté con Carlos Biarge que ya iba bien repeinado después de su buena prueba y me dio los ánimos que necesitaba para recuperarme de aquella paliza que llevaba en el cuerpo y me duraría una semana. Con Jesús también intercambiamos opiniones y comprobamos que estábamos vivos después de un duro día de ciclismo. Nos citamos para la noche siguiente en la ronda de Terrizos con la que las fiestas de Pozalmuro siempre empiezan degustando “vinos apañaos”. La fecha es la noche del 14 de agosto, fecha marcada por todos los pozalmureños y mitad de pueblos españoles que celebran la Asunción de la Virgen.

Puede parecer que es una mala experiencia pero para nada lo fue porque lo que no te destruye te hace más fuerte y esta prueba a mi lo ha hecho. Respecto a su organización es impecable, todo iba rodado desde la recogida de dorsales donde coincidí con Imanol y su familia. Allí no había jóvenes repartiendo dorsales y maillots, no, sorprendentemente eran algo más mayores. Digo que sorprendentemente normalmente los encargados en las pruebas de estas tareas son voluntarios adolescentes, gestionados por un adulto, pero adolescentes y en “La Perico” eran adultos.
Allí había una pequeña feria, no había el despliegue de Quebrantahuesos, pero las firmas eran importantes: EKOI, Catlike, Gobik y los omnipresentes RastroMarco de Carcaixent. Al día siguiente seguían allí junto a la meta, pero no miré nada, me fui directamente a comer, relajarme tras haber presenciado el sorteo que hicieron Juan Mari Guajardo (speaker de La Vuelta) y el mismo Pedro Delgado, quien me dio la sensación de estar muy pendiente del desarrollo de la prueba y del trabajo de los voluntarios.

En ese momento fue cuando le robé la foto con un rostro visiblemente cansado y ojos rojos producto del agotamiento que debía llevar en el cuerpo. Otro bonito recuerdo que me llevo de aquel fin de semana que pasamos en Segovia dejándonos encandilar por sus calles, monumentos, leyendas, cochinillo y también carreteras, que aquí lo que nos ocupa es el ciclismo y la bicicleta…